Imagen:

El Congreso da el primer paso hacia el pacto educativo

Aunque no hubo unanimidad en la creación de la Subcomisión para el Pacto de Estado Social y Político, no ha habido votos en contra y eso es un hito histórico en España


redacción / la voz 02/12/2016 05:00

La Comisión de Educación del Congreso creó ayer la Subcomisión para el Pacto de Estado Social y Político y una Ley Básica de Educación con 26 votos a favor (PP, PSOE y Ciudadanos) y 11 abstenciones (Podemos, ERC, PNV, PDEcat y Bildu). Aunque no hubo unanimidad, no ha habido votos en contra y eso, hablando de educación, es un hito histórico en España.

Los partidos que apoyaron la creación del grupo de trabajo mostraron su satisfacción por este primer paso hacia un pacto y, como era de esperar, los que se abstuvieron tuvieron una postura más neutra. Como Joan Mena, de Podemos, que se mostró esperanzado con la subcomisión y aludió a los tres ejes principales que en su opinión deberá tener el pacto resultante: suficiencia económica, es decir, más presupuesto para poder hacer realidad la ley; participación, que no se limite a «estas cuatro paredes» y se extienda a la comunidad educativa; y el bien común, lo que supone potenciar la educación pública. A la hora de votar la creación de la subcomisión, Podemos se abstuvo y encontró un motivo para hacerlo: la comisión no quiso retirar una referencia a los objetivos de la estrategia Europa2020 del texto. Mena consideraba que estos criterios tienen una visión mercantilista de la educación.

Le respondió el socialista Manuel Cruz, explicando que si bien puede verse algo de mercantilismo en la estrategia Europa2020 también se incluyen objetivos muy loables como la reducción del abandono escolar o la generalización de la escolarización temprana. Y además no se entiende que España prepare una ley ajena a los objetivos de la UE.

Sandra Moneo (PP) reconocía que «la sociedad española tiene la mirada puesta en esta comisión» y por tanto no le gustaría «empezar esta intervención desde el frentismo», pero aun así apuntó que «hay dos planos completamente diferentes que esperamos que se diluyan: el debate educativo con mayúsculas, propuestas y reflexiones [...] y quien piensa en parámetros absolutamente políticos». Y para Moneo «no es el momento de anteponer» estos intereses a los del conjunto de los ciudadanos.

La «comunidad educativa»

Las referencias constantes de Podemos a la «comunidad educativa», sus intereses y opiniones como fin del propio pacto sirvió para que socialistas y populares llamasen la atención sobre lo inconveniente que resulta apropiarse del término. «¿Pero quién es la comunidad educativa?», dijo Moneo, mientras Cruz alertaba de que «la sintonía con la comunidad educativa no es monopolio de nadie».

Votación
0 votos
Etiquetas
Comentarios