Imagen:

Rajoy pretende potenciar la Conferencia de Presidentes

El presidente del Gobierno quiere abordar el debate territorial de forma multilateral


madrid / colpisa 02/12/2016 05:00

El Gobierno está dispuesto al diálogo con Cataluña, pero no a convertir el debate sobre el modelo territorial y el de la financiación en una negociación bilateral con la Generalitat. El Ejecutivo quiere evitar a toda costa el sistema que puso en práctica el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que abordó prácticamente en exclusiva con Cataluña ambas cuestiones, lo que originó las quejas de comunidades como Galicia por no haber sido tenidas en cuenta para cerrar un modelo de financiación que afecta a todos los españoles.

El objetivo es ahora implicar a todas las autonomías en un diálogo multilateral, lo que, de paso, le ahorra al Gobierno asumir en exclusiva el desgaste en torno al desafío soberanista catalán. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que lleva las riendas de las negociaciones sobre el debate territorial, dejó claro que el Gobierno apostará por esa multilateralidad potenciando la conferencia de presidentes autonómicos y convirtiéndola en un órgano «de máximo nivel».

La número dos del Ejecutivo anunció que «en los próximos días» Mariano Rajoy enviará las cartas a los presidentes autonómicos para convocarlos a la conferencia, que se celebrará a principios de año. «Hemos decidido que marque el curso en enero de 2017», explicó. El Gobierno ha mantenido ya contactos informales con la mayoría de autonomías para preparar esa cita. Y, según explicó Sáenz de Santamaría, casi todas coinciden en que para el buen resultado de esa reunión es necesario cambiar el modelo que se ha seguido hasta ahora y restarle protocolo. El objetivo es que no se convierta en una sucesión de problemas y agravios particulares, como ha ocurrido en ocasiones, y se transforme, por el contrario, en un espacio para buscar soluciones a los problemas comunes. Al margen de ello, el Gobierno apuesta por fortalecer las comisiones bilaterales para fomentar la negociación y reducir los conflictos en los tribunales y los recursos ante el Constitucional. Algo que, según Sáenz de Santamaría es «una responsabilidad recíproca».

La propuesta de fomentar el debate multilateral fue mal acogida por los nacionalistas. El diputado del PNV Mikel Legarda criticó la fórmula de la Conferencia de Presidentes porque configura el Estado «en forma de comunidades autonómicas» y ellos se consideran «como una nación», por lo que siguió defendiendo el modelo de negociación bilateral. Y tampoco los representantes de PDC, la antigua CDC, y de ERC, están dispuestos a que el futuro de Cataluña se debata en un foro en el que su comunidad participe de igual a igual con el resto frente al Estado central. El portavoz de PDC, Francesc Homs, respondió a la oferta del Gobierno de negociar todo menos el referendo catalán, afirmando que «a nadie se le puede pedir que renuncie a sus principios», y que «si alguien piensa que la cuestión catalana es resoluble sin pasar por las urnas, hace un mal diagnóstico».

Votación
0 votos
Etiquetas
Mariano Rajoy Soraya Sáenz de Santamaría
Comentarios