Imagen:

Juncker exigirá a Rajoy una fecha para las cuentas públicas

Fuentes de la UE niegan que el presidente de la Comisión Europea vaya a influir sobre negociaciones en curso o en eventuales pactos políticos con otros partidos


Bruselas / corresponsal 30/11/2016 07:51

A punto de decir adiós al mes de noviembre, España sigue atascada en las cuentas para el 2017. Hace semanas que el comisario de Economía, Pierre Moscovici, exigió al Gobierno de Mariano Rajoy la máxima celeridad en el envío de los Presupuestos actualizados, detallando dónde piensa pasar la tijera o qué impuestos subirá para aumentar la recaudación, pero en los pasillos de la Comisión Europea todavía no se tiene noticia de unas cuentas que debían haber llegado de forma urgente. 

El presidente de la institución, Jean Claude Juncker, sabe que la tarea será difícil. El luxemburgués se reunirá mañana en Madrid con Rajoy en su primera visita oficial desde que el popular fue investido presidente. Según fuentes de la UE, Juncker «pedirá una serie de indicaciones que (el Gobierno) tiene que cumplir» y una fecha para marcar en el calendario, pero niegan que vaya a influir sobre negociaciones en curso o en eventuales pactos políticos con otros partidos. La UE se resiste a hablar de un «mensaje de urgencia» a Madrid, pero pide a España que no se demore más. «Hay que presentar los Presupuestos y hacer algo con el alto desempleo, porque si no la situación se volverá muy complicada», asegura una alta fuente comunitaria. Especialmente si se echa una mirada a lo que se avecina a la vuelta de la esquina. La crisis en la UE puede volver a asomarse el próximo domingo con el referendo constitucional italiano. «Es un foco de problemas para la estabilidad intracomunitaria», admite Bruselas, desde donde se urge a Rajoy a tener las cuentas en orden para evitar contagios o sacudidas en los mercados.  El equipo de Juncker confía en que la UE y España sobrevivan de nuevo a cualquier eventual sacudida y se aferran a los precedentes: «El sistema mostró más resistencia durante la crisis de lo que los catastrofistas predecían».

Aunque los Presupuestos españoles ocupan un puesto privilegiado en la agenda de Juncker también habrá tiempo para abordar asuntos de migración, energía, seguridad y defensa. El luxemburgués quiere marginar durante la cita dos de las cuestiones políticamente más espinosas: Cataluña y Gibraltar. El primero «no es un tema de preocupación para Juncker», quien quiere confinar el desafío soberanista catalán en territorio español. Sobre el segundo no quiere pronunciarse hasta que no se dé el pistoletazo de inicio a las negociaciones de divorcio con el Reino Unido. No obstante, el Gobierno español tendrá la oportunidad de convencer al negociador de la Comisión Europea para el brexit, Michel Barnier, durante la visita que el francés efectuará próximamente a España. 

Votación
0 votos
Etiquetas
Mariano Rajoy Jean-Claude Juncker Comisión Europea Brexit Unión Europea
Comentarios