El PP cede ante el PNV en el Parlamento para buscar su apoyo a los Presupuestos

Acepta que se tramite la reforma de la Ley de Secretos Oficiales, que data de 1968


Madrid / Colpisa 30/11/2016 05:00

En la legislatura de la mayoría absoluta, el PP no habría dudado en dar carpetazo a la iniciativa del PNV para una reforma de la Ley de Secretos Oficiales que permita la desclasificación automática de los documentos a los 25 años. Pero son nuevos tiempos y la aritmética parlamentaria obliga ahora los populares a cultivar el encuentro con los nacionalistas vascos. Esta circunstancia se escenificó ayer en el Congreso, donde el partido de Mariano Rajoy optó por la abstención para permitir que la propuesta comience a tramitarse.

El Gabinete de Mariano Rajoy y los nacionalistas intercambian desde hace semanas, en público y sin disimulo, gestos de complicidad encaminados a abonar el terreno sobre el que esperan sellar acuerdos en esta legislatura, el primero y fundamental sobre los Presupuestos del Estado.

La mayoría minoritaria con la que el PP se maneja en el Congreso obliga a los populares a tender los puentes intransitados desde hace tiempo con el PNV. Una coyuntura que sitúa al Gobierno en situación de debilidad y que los nacionalistas no están dispuestos a dejar pasar. Fuentes populares aseguran que se han producido contactos preliminares para limar asperezas y mostrar disposición al consenso. «Se habla a todos los niveles, desde el presidente del Gobierno al portavoz del grupo parlamentario en el Congreso», apuntan las mismas voces que confirman las llamadas de ministros al PNV para informar de proyectos pendientes. Pero, aun así, el PP admite que las conversaciones presupuestarias «están verdes» y que los esfuerzos no garantizan, por ahora, que los nacionalistas vayan a respaldar las cuentas.

Gestos y hechos

Los de Ortuzar insisten en que sus cinco votos exigen «hechos», además de «gestos». En primer lugar, el grupo vasco confía en que se convoque la Comisión Mixta del Concierto Económico para la actualización del cupo (la cantidad que el País Vasco paga al Estado por los servicios que le presta y sobre la que hay una discrepancia de 1.400 millones), y se revisen los recursos del Ejecutivo contra leyes vascas.

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría respondió ayer con la mano tendida a «fortalecer» la negociación previa para intentar reducir la conflictividad en los tribunales y resolver en la Comisión Bilateral de Cooperación los problemas que surjan por choques competenciales. Aunque la disposición, advirtió, debe ser «recíproca».

Otro guiño a los nacionalistas fue dejar pasar su proposición para modificar la Ley de Secretos Oficiales, que data de 1968. El diputado, y autor del texto, Mikel Legarda denuncia que la norma vigente esté impidiendo el acceso a documentos de la Guerra Civil y fuerce a los historiadores a recurrir a los archivos de otros países para investigar sobre la contienda.

El planteamiento del PNV obtuvo el respaldo del PSOE, Unidos Podemos, Esquerra, la antigua Convergència y Compromís; mientras Ciudadanos se inclinó por la abstención. La proposición de ley comenzará ahora su andadura en la Cámara baja, donde podrá ser enmendada por los grupos parlamentarios.

Votación
1 votos
Etiquetas
PNV PP Mariano Rajoy EAJ-PNV Nacionalismo PSOE Soraya Sáenz de Santamaría Guerra Civil Ciudadanos
Comentarios