La mujer agredida en Bembibre pide protección: «Me va a matar»

El hombre, que acababa de salir de prisión, fue detenido el martes y pasará a disposición judicial en las próximas horas


20/10/2016 16:25

La mujer que sufrió presuntamente la noche del pasado lunes una violenta agresión por parte de su expareja en Bembibre (León) ha reclamado protección ya que dice que se siente amenazada de muerte y que la va a matar. La víctima, de 36 años, ha acudido este miércoles junto a su abogada, Emilia Esteban, al juzgado de instrucción número 5 de Ponferrada (León) para someterse a un examen forense y reclamar protección.

«Pido que me protejan, a mí y a mi hijo. Si no me va a matar», ha dicho la mujer, muy afectada por lo sucedido, en declaraciones a los periodistas a las puerta de los juzgados. La denunciante tiene «múltiples» lesiones por todo el cuerpo, además de quemaduras producidas por el líquido corrosivo que le rociaron en la vagina, después de que fuera secuestrada en Fabero, donde reside, y trasladada hasta Bembibre, de donde es natural el presunto agresor.

«Estoy sentenciada. Me dijeron que denunciara para protegerme pero aún así me amenaza y no estoy muerta de momento», ha declarado. Por eso, tanto ella como su abogada reclaman que el acusado vuelva a prisión y no salga hasta que se celebre el juicio. «Esperamos que vaya a prisión y que no vuelva a salir. Es la única manera de que mi clienta podrá descansar», ha reclamado la letrada.

Según ha relatado la víctima, las agresiones comenzaron cuando vivían juntos, relación que duró un año, pero empeoraron desde el momento en que ella decidió romperla. «Su libertad es mi encierro», ha relatado la mujer, quien denunció ayer ante la Guardia Civil que fue secuestrada y agredida por su expareja. 

Según Esteban, «es necesario proteger las víctimas porque todas las denuncias que ha puesto no han servido para nada». En cuanto a que el dispositivo de protección no sonara al acercarse su expareja en la noche del pasado lunes, ha explica que no lo llevaba en ese momento encima porque había salido un momento a pasear al perro. En todo caso, la abogada ha lamentado «que se hable más de la pulsera y no de la agresión en sí».

«Cada caso es diferente. Un quebrantamiento de orden de alejamiento es un desprecio absoluto al juez y esto debería ser tenido en cuenta. Que no salga hasta que haya un juicio, y luego la sentencia ya dirá», ha reclamado la abogada.

La mujer ha recalcado que teme especialmente por su hijo, que no tiene ningún tipo de protección. «Le podían haber hecho algo a mi hijo en ese momento. Pido que lo encierren», ha insistido la víctima.

 

Detenido el martes

El hombre detenido el martes tras ser denunciado por su expareja, que afirma que la secuestró en la puerta de su casa en Fabero (León) y le echó pegamento y líquidos abrasivos en la vagina, pasará en las próximas horas a disposición judicial. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), el detenido comparecerá ante el titular del juzgado de primera instancia e instrucción 5 de Ponferrada, competente en materia de violencia de género, que le tomará declaración y decidirá sobre su situación.

El hombre fue detenido sobre las 15.30 horas en la localidad berciana de Castropodame por agentes de la Guardia Civil de Bembibre (León), que se han hecho cargo de la investigación.

 

 

Votación
2 votos
Etiquetas
Bembibre Guardia Civil Violencia machista
Comentarios