Imagen:

El Popular plantea despidos con 28 días y retiros con hasta el 75 % del sueldo

Quienes opten por la prejubilación deberán asumir el pago de la Seguridad Social


redacción / la voz 19/10/2016 05:00

La dirección del Banco Popular puso ayer, al fin, sus cartas sobre la mesa de negociación y desveló a los sindicatos los entresijos del ERE que planea para prescindir de unos 2.900 empleados (unos 435 en Galicia). Un ajuste que implica también el cierre de unas 300 oficinas y que pretende tener listo a final de año. Estas son las condiciones que plantea la entidad:

Prejubilaciones

Empleados que tengan 59 o más años a 31 de diciembre del 2016. Percibirán el 75 % del salario neto anual.

Trabajadores con 58 años a 31 de diciembre del 2016. Se les ofrece el 70 % del salario neto. A esta modalidad solo podrán acogerse 120 personas. Es el topo que ha fijado el banco.

Miembros de la plantilla que a final de año tengan entre 55 y 57 años. Percibirían el 65 % del salario neto. Es para un máximo de 80 personas. Tendrán prioridad los de más edad.

En todos los casos, el pago de la Seguridad Social correrá a cargo de los trabajadores.

Despidos

Empleados que tengan entre 50 y 54 años, ambos inclusive. Quienes integren este colectivo tendrán derecho a percibir una indemnización bruta equivalente a 30 días de salario por año de servicio, con un límite de 18 mensualidades.

Trabajadores con menos de 50 años. Percibirían una compensación de 28 días por año, con un máximo de 15 mensualidades.

Excedencias

Menores de 50 años. El banco ha aceptado la propuesta de los sindicatos de introducir en el plan excedencias voluntarias remuneradas con garantías de retorno. Pero, solo podrán acogerse a ellas un máximo de 100 personas. Habrán de tener menos de 50 años y, como mínimo, llevar diez en la entidad.

En principio, la excedencia es por tres años, prorrogable en uno más, en función de las necesidades del banco. Quienes decidan acogerse a ella recibirán 10.000 euros anuales.

Traslados

Entre 26 y 100 kilómetros. Como consecuencia de la reorganización que plantea la dirección del Popular, muchos empleados tendrán que cambiar de centro de trabajo. La mayoría, como consecuencia del cierre de oficinas (42 de ellas en Galicia).

Las compensaciones para los afectados se plantean en función de la distancia a la que se encuentre su nuevo destino. Si está comprendida entre los 26 y los 100 kilómetros, cobrarán, como máximo, 1.500 euros en un pago único.

A partir de 100 kilómetros. Si el nuevo centro de trabajo está situado a más de 100 kilómetros de distancia del anterior, percibirá entre 1.500 y 5.000 euros de una sola vez. Pero, solo lo cobrarán, como máximo, el 12 % de los afectados.

Los sindicatos ven «inadmisible» y «un insulto» la propuesta, y mantienen las protestas

De «inadmisible» calificó ayer la propuesta del banco, el responsable del sector financiero de UGT Galicia, Javier Castro, quien la considera «un insulto» para unos empleados que «sacaron adelante no solo la última ampliación de capital, sino también la del 2012». «Que no esperen que la gente se ponga a la cola» para acogerse a una prejubilación o una baja incentivada, advirtió.

No creen los sindicatos que haya motivos, pues, para cancelar las movilizaciones previstas, sino todo lo contrario.

Mantienen por tanto las organizaciones el calendario previsto, cuya próxima fecha marcada en rojo es mañana, cuando dejarán constancia de su descontento en las calles de Vigo. Al día siguiente, el escenario será Santiago, coincidiendo con la constitución del Parlamento gallego. El 26 de octubre se manifestarán en Ourense y Lugo acogerá otra de sus protestas, el próximo 2 de noviembre.

Votación
10 votos
Etiquetas
Banco Popular
Comentarios