Luna de miel italiana en el Xuvenil

Farabegoli llega al equipo de voleibol tras casarse con un vigués y ha aplazado el viaje de novios hasta Navidad


vigo / la voz 23/09/2016 05:00

Federica Farabegoli pisó Vigo por primera vez en el 2014. Llegaba para una estancia de doctorado en el Instituto de Investigaciones Marinas que fue suficiente para conocer al que desde el pasado agosto es su marido. Pero durante aquellos tres meses de hace dos años, esta italiana nacida en Bolonia hace 30 echó de menos la que hasta entonces había sido una parte fundamental de su vida: «Desde que tenía nueve años nunca había estado más de dos semanas sin jugar al voleibol, mi pasión».

En Vigo preguntó en mil sitios y nadie supo decirle dónde podía practicarlo. Regresó provisionalmente a Italia, pero con vistas a una mudanza permanente futura al ver que la relación con su pareja se consolidaba. «Fue muy duro estar tanto tiempo sin jugar, preguntar, buscar por todos los medios y que no hubiera manera. Cuando ya me iba a venir a instalar mi ahora marido quería que tuviera una situación parecida a la de mi casa, porque dejarlo todo de repente...».

Farabegoli tenía la sensación de que en Vigo «el volei era un deporte completamente desconocido». Y casi había tirado la toalla. Hasta que un día, estando ella aún en Italia, su novio vio en el gimnasio a una chica con camiseta del Xuvenil de Teis y la interrogó sobre el equipo. «Luego buscamos en Internet, enseguida contacté y en abril pasado vine desde Italia a hacer una prueba», recuerda. Puede decirse que fue otro flechazo. Tanto, que ha decidido aplazar su luna de miel. «Nos iremos de viaje de novios en el parón de Navidad. Me casé el 28 de agosto, empezamos a entrenar a principios de septiembre y quiero jugar tranquilamente».

Su primer contacto con el equipo fue en el volei playa. Allí vio que iba a encajar. «Es parecido a lo que tenía en Italia, perfecto para seguir jugando a un nivel que me estimule. Justo lo que necesitaba», comenta con entusiasmo. Desde hace años había mantenido un nivel semiprofesional y, de hecho, a su vuelta en el 2014 tenía que luchar por la promoción.

Federica va a ser la segunda jugadora más veterana en un equipo que derrocha juventud -ocho tienen entre 15 y 19 años, más una de 26, la capitana de 35 y la propia Farabegoli-. En las últimas campañas ya se había acostumbrado a ser de las «abuelas», según sus propias palabras, pero nunca en un equipo con tantas chicas sin apenas experiencia. «Normalmente estaba con chicas de 20-22 y este equipo es mucho más joven, pero estoy perfectamente integrada».

Por su edad, además, se siente una especie de referente para el resto de compañeras. «Están en una etapa complicada y te toman como ejemplo ya no solo en el campo, sino también un poco en la vida. Sobre todo con esta historia mía de haber venido aquí, mi relación con mi novio...», comenta. Y también que se considera «una chica con carácter y que disfruta mucho del volei como un momento en el que dejar fuera los problemas y desconectar por completo de las preocupaciones».

Votación
0 votos
Etiquetas
Italia Voleibol
Comentarios