Imagen:

Miguel Cardenal: «No van a conseguir amedrentarme, estoy tranquilo»

El presidente del CSD se defendió y admitió tener «la seguridad de no haber realizado nada ilegal»


23/09/2016 17:51

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, ha asegurado sentirse «muy tranquilo» tras su imputación por presunta malversación y otros cinco delitos porque tiene «la absoluta seguridad de que no hay ninguna actividad realizada en el CSD que sea ilegal», y ha asegurado que la querella del expresidente de la RFET José Luis Escañuela es «una sucesión de cosas que tienen bastante poca entidad y muchas de ellas completamente falsas».

«Yo estoy muy tranquilo, tengo la absoluta seguridad de que no hay absolutamente ninguna actividad realizada en el CSD que sea ilegal. La querella es un conjunto bastante importante de despropósitos. Tengo la determinación de continuar defendiendo el uso correcto del dinero público. No van a conseguir su objetivo de amedrentarme o de conseguir que no hagamos nuestro trabajo», apuntó Cardenal ante la prensa.

Cardenal se ha expresado así en un acto promocional del Torneo Internacional Villa de Madrid de Cesta Punta horas después de hacerse pública la admisión de la querella presentada por Escañuela en la que le acusa de prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento público, revelación de secretos, injurias y calumnias.

«El señor Escañuela es una persona condenada por el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), que ha recurrido a los tribunales, ha pedido medidas cautelares y ningún tribunal le ha dado la razón y está condenado por haberse demostrado acusaciones que son tan graves como para inhabilitar a una persona durante un periodo de tiempo tan largo como el que él ha sido inhabilitado», ha añadido.

En su opinión, «Escañuela se ha enfrentado gravemente a lo que era su deporte» y se ha referido a que «todos los tenistas y las tenistas españolas en Wimbledon de 2015 pidieron que se fuera de su deporte porque estaban hartos de su actitud».

Cardenal ha recordado que el expresidente de Tenis, inhabilitado durante dos años en septiembre de 2015 por infracción grave según la Ley del Deporte, al no remitir al CSD los registros que debían justificar la actividad económica de la Fundación y el Observatorio del Tenis, ya ha interpuesto querellas no sólo contra él «sino contra el TAD y han sido archivadas y con carácter definitivo». « Él basa la relación mía con la auditora en que uno de los últimos ministros de Franco tenía el mismo apellido que mi segundo apellido y yo no tengo ninguna relación de parentesco con esa persona. Eso lo liga con una persona con un procedimiento penal en Argentina contra esa persona que se llama Antonio Carro. Es una mentira desde la primera palabra hasta la última», ha opinado.

El titular del CSD ha considerado la querella «completamente inconsistente» y destacó que, el pasado mayo, cuando se archivó otra querella que puso contra su persona el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, y se incoaron diligencias previas, ya señaló que no servían para nada. «No es ni la primera, ni la segunda querella que me ponen. Aquí hay una estrategia combinada en la que hay gente que no quiere que siga desarrollando las funciones que estoy desarrollando, fundamentalmente por el compromiso tan claro que estamos teniendo, como no ha habido nunca, con la transparencia en la gestión de las entidades deportivas y la buena gobernanza», ha dicho.

Votación
0 votos
Etiquetas
RFEF
Comentarios