La comarca peleó para evitar recortes en Hacienda

Alcaldes y empresarios fueron de la mano

30/11/2016 05:00

Los barbanzanos estaban, a estas alturas del 2005, inmersos en una batalla. La Agencia Tributaria tenía previsto realizar una reestructuración y se temía que llevase consigo el recorte de las prestaciones de la oficina ribeirense, obligando a los vecinos a desplazarse a Santiago para realizar buena parte de las gestiones. Como en tantas otras ocasiones, los alcaldes de la mancomunidad Arousa Norte hicieron frente común, e incluso contaron con el apoyo del tejido empresarial.

La alarma había saltado tras hacerse público un documento según el cual la oficina de Ribeira sería una demarcación adscrita a Santiago, lo que implicaba que dejaran de ejercerse funciones de control de actividades económicas y de gestión recaudatoria. Dicho plan había llegado a oídos del Sindicato Independiente de la Agencia Tributaria (SIAT).

En este caso, la presión dio los frutos esperados. Los alcaldes mantuvieron una reunión con responsables de la Agencia Tributaria y arrancaron un compromiso de mantenimiento de los servicios.

Votación
0 votos
Etiquetas
Agencia Tributaria Ribeira
Comentarios