Imagen:

El marisco se va directo al congelador

Pescaderías de la comarca detectaron un incremento de un 20% de las ventas de productos del mar que se consumirán con motivo de las fiestas de Navidad


30/11/2016 05:00

Las fiestas de Navidad ya están a la vuelta de la esquina. Falta muy poco, aunque para muchos como si llegasen. Las tiendas y los supermercados tienen los escaparates llenos de productos que nos recuerdan las celebraciones más entrañables del año. Hacer acopio de manjares y regalos varias semanas antes comienza a ser habitual. Ahorrar unos euros es primordial para hacer frente a todos los gastos, que no son pocos. En los últimos años, y debido a la crisis económica, también aumentó de forma considerable la venta de pescados y mariscos un mes antes para congelarlo y evitar pagar mucho más en las jornadas previas a las fiestas.

Algunas pescaderías de la comarca ya prevén este incremento, pues lleva sucediendo varias temporadas por lo que se aprovisionan de más mercancía. Incluso también hay profesionales que reciben encargos de sus clientes en estas fechas para guardar en las neveras.

Pero no todos los despachos tienen las mismas ventas. Es el caso de la pescadería de Balbina Triñanes, de Ribeira. Su propietaria comenta que este año se han retrasado las ventas ya que en ediciones anteriores «xa tiña vendida bastante centola para conxelar», afirma.

La más solicitada

En el lado opuesto se encuentra el despacho de la Pecera de Gonin, en Noia. Una de sus responsables indica que la semana pasada se incrementó de forma importante la venta de marisco para guardar. Una vez más, la estrella fue la centolla, la nécora y el camarón. La primera se vendió sobre los 25 euros el kilo, mientras que el camarón osciló desde los 50 a los 80 y la nécora más cara se pagó a 30 euros.

Las predicciones de esta profesional son que el producto como el que tiene a la venta estos días se incrementará el doble cuando lleguen las fechas por lo que «é normal que a xente compre agora e garde para as festas».

Algunos pescaderos consultados destacaron que hasta el momento incrementaron sus ventas en un 20% de las especies que se consumen en Navidad.

Por su parte, el vendedor ambulante José Manuel Núñez Calo, que tiene su radio de acción en el municipio de Outes, comenta que está notando un incremento en las ventas para almacenar. En este sentido, indica que normalmente en esta época los clientes se llevan alrededor de mil euros en género para meter en los congeladores. Y eso que este año los de la localidad outiense «estanse queixando do catastrazo que lle subiu moito e non teñen cartos para as festas».

La responsable de la pescadería Pardavila de A Pobra, María Dolores Figueirido, dice que centolla, nécora y camarón están siendo muy solicitados, y también el lenguado. Comenta que el sábado vendió más de 300 euros para congelar pues el precio de estas especies en Navidad «duplícase ou triplícase». Reconoce que tiene encargos, pero para después del día 1 cuando «a xente cobre».

Por su parte, la responsable de Pescados Paula, de Boiro, señala que un mes antes ya tiene bastantes encargos de mercancía para congelar. «La gente aprovecha ahora pues hay especies como el camarón que puede incluso triplicar su precio».

Consejos: La importancia de mantener el sabor

Cada maestrillo tiene su librillo y en el mundo de la congelación mucho más. Sobre el modo de hacerlo no hay nada escrito y son numerosas las fórmulas que hay al respecto. Un restaurador de A Pobra explica que un producto bien preparado conserva su sabor perfectamente.

Nécora

El tempo de cocción. El tiempo de cocción es fundamental para la nécora. Un restaurador de A Pobra señala que este marisco hay que meterlo vivo en una tartera durante tres o cuatro minutos, dependiendo del tamaño. Después se introduce envuelto en un paño en una bolsa de congelación y sacarle todo el aire posible antes de ir para la nevera.

Centolla

Envasar al vacío. La centolla es quizás la estrella de las fiestas. Un cocinero pobrense afirma que hay que matarla con un buen chorro de vinagre en la boca. A continuación se mete en agua hirviendo unos veinte minutos. Envasarla al vacío, si es posible para que conserve todo su sabor. Quitarle todo el aire a la bolsa y envolverla en un trapo.

Almeja

Un producto delicado. La almeja es muy delicada. Balbina Triñanes comenta que tiene dos sistemas y con un buen resultado. El primero es prepararla con su salsa y meterla en la nevera. El otro es cogerla fresca y apretarla muy bien en una red de plástico para evitar que pierda el agua pues es fundamental para evitar que al cocinar esté correosa.

Camarón

Siempre cocido. El camarón hay que cocerlo antes de introducirlo en el congelador y envolverlo en un plástico de cocina para que conserve su sabor.

Votación
0 votos
Etiquetas