Responsables de Neria declaran en el juzgado por el edificio C3M

El proceso judicial se debe a que la entidad recibió ayudas oficiales para la sede sin tener escriturada la compra


30/11/2016 05:00

El proceso judicial en el que está inmersa la entidad Neria a cuenta del proyecto del Centro de Coñecemento (C3M) vivió ayer un nuevo episodio con la declaración, en el juzgado de Corcubión, del alcalde de Camariñas, Manuel Valeriano Alonso, que fue vicepresidente de la entidad y presidente en funciones, además de miembro de la comisión permanente. La Fiscalía de A Coruña instó el procedimiento para investigar un supuesto fraude de subvenciones en el proyecto. En otras palabras: haber recibido el dinero cuando aún no estaba escriturada la compra del edificio.

Alonso explicó: «Saín como entrei, moi tranquilo». Tuvo que responder a varias cuestiones de la jueza y de la abogacía del Estado. «Conteille o que sabía, que todo se fixo de maneira correcta, non podo dicir cousas que non sei. E eu considero que non houbo ningún problema», explicó poco después de salir del juzgado, en el que coincidió con el actual presidente de Neria, Francisco Javier González, que acudió para aportar al procedimiento la escritura de propiedad del C3M, y con el que fuera secretario, Xan García, que estaba por asuntos personales.

Declaraciones de Vigo

Faltaban el entonces presidente, Ramón Vigo, que era alcalde de Cee, y el tesorero, Antonio Cundíns. Ambos han declarado ya ante la jueza. Vigo, que es de nuevo regidor de Cee, habló ayer sobre este tema en Radio Voz, además de sobre el viaje realizado el lunes a Madrid para entrevistarse, junto a otros alcaldes, con dos directores generales de Industria para tratar sobre la devolución de la ayuda, el otro problema que acucia a la entidad.

Sobre la declaración apuntó más o menos lo mismo que Alonso: que todo se realizó dentro de la legalidad. Explicó la génesis del C3M, las oportunidades para la zona, y después las «varias circunstancias» que impidieron su puesta en marcha. La crisis económica, sobre todo, pero también aspectos políticos: «Non chegou ao final, pero si se fixeron moitas cousas», dijo. Compraron tres edificios, contrataron personal, gestionaron una unidad móvil que se desplazó por los concellos para anunciar lo que iban a realizar. «Todo ía nunha dirección favorable, ata que chegou o bloqueo económico, e iso é o que lle trasladei á xuíza e ao avogado do Estado», indicó el regidor ceense.

Vigo, al igual que Alonso de León, realizó una encendida defensa de Neria: «Se non existise, habería que inventala. Non se creou ningunha coma ela en Galicia nin en España. Estaba todo o mundo implicado: concellos, Deputación, o sector empresarial, o asociativo, o cultural, socios a nivel particular... Tiñamos un obxectivo común: o desenvolvemento da Costa da Morte en moitos aspectos».

La adquisición del inmueble, el origen del problema

El problema judicial de Neria (ya se verá si la jueza decreta apertura de juicio oral o no) está en la compra del edificio del C3M, al entender la Fiscalía de A Coruña que la entidad recibió el dinero de Industria antes de que tuviese la propiedad del inmueble. En concreto, con casi cuatro meses de diferencia desde la concesión hasta la firma de las escrituras.

Xan García, que entonces era secretario (no ha sido llamado a declarar, al menos de momento) señala que la compra sí estaba realizada, y hay un documento privado que lo demuestra, pero la escritura pública tardó un poco más por cuestiones de herencia, ya que se trataba de tres casas, unidas en una, de los padres de los que vendían, y los trámites de transmisión de la herencia tardaron más de lo previsto. Además, los vendedores tenían que hacerse cargo de todos los gastos registrales, y no la entidad, que pagó unos 300.000 euros dando por sentado que toda la parte legal quedaba cerrada. Y, además, el cierre de la compra era prioritario para poder acceder a las ayudas públicas.

Votación
0 votos
Etiquetas